Percibimos y experimentamos la vida desde nuestra propia interpretación y uno de los filtros por los que pasa todo aquello que nos acontece son nuestras CREENCIAS: los pensamientos que tenemos acerca de cómo es y cómo funciona el mundo, la vida y nosotros mismos. Lo creemos sin ni siquiera cuestionarnos, ¡lo damos por hecho! Condicionan nuestro comportamiento y toda nuestra vida.

Cuando son limitantes hablamos de aquellos pensamientos que nos están bloqueando y que no nos dejan avanzar. ¡Nos limitan!

Son aprendidas por experiencias propias (nuestras conclusiones), experiencias ajenas, heredadas, las copiamos, … Forman parte de nuestro «software mental».

Hoy debemos hacer un reset mental de todas aquellas creencias que nunca nos sirvieron y de esas que han dejado de servir para transformarlas por unas más funcionales y potenciadoras.

 

Para identificarlas puedes comenzar preguntándote:

•¿Qué ocurre en mi vida que no debería suceder?
•¿Qué debería suceder en mi vida y no ocurre?

Es más sencillo identificarlas cuando planteas la situación de querer pasar de «A» a «B» , donde A es tu YO y tu vida de ahora y B será cómo quieres y deseas que sea.

 

Tus creencias limitantes te mantienen en «A» y se clasifican en 3 grupos:

MERECIMIENTO («No me merezco…»)
CAPACIDAD («No soy capaz de…»)
POSIBILIDAD («No me permito…», «No es posible…»)

Debemos aprender a cuestionarlas si queremos que dejen de dominar nuestra vida:

¿Cómo es mi vida con esa creencia?, ¿Cómo sería sin ella?, ¿Qué ganó pensando así?, ¿Qué pierdo? …

 

¿Qué influye en la creación y el mantenimiento de nuestras convicciones (creencias)?

-Autoestima/Autoconocimiento
-Entorno/Educación/Cultura
-Autoconcepto/Autoimagen
-Autoconfianza/Seguridad
-Experiencias que las confirmen
-Argumentos que las sostienen
-Nuestros valores
-Nuestra flexibilidad o rigidez mental
-Capacidad de cuestionarnos
-Generalizaciones
-Pensamiento dicotómico (blanco/negro – todo/nada – siempre/nunca – conmigo/contra mí)

 

5 PASOS PARA CAMBIARLAS

 

1. DETECTARLAS.

Te invito a que empieces preguntando sobre tus valores:

  • ¿Cómo es una persona que honra el valor …(x)…?
  • ¿Cómo se comporta?
  • ¿Qué hace?
  • ¿Qué dice de mí como persona honrar este valor?

*Te deje un artículo para identificar los valores por los que te vienes rigiendo y crear tu propia escala (actualizada).

Continua preguntándote sobre aquello que repites y eso que no consigues hacer o dejar de hacer.

  • ¿Para qué hago esto?
  • ¿Qué hace que siempre termino haciendo esto?
  • ¿Qué está impidiendo que logre hacer eso?
  • ¿Qué beneficios secundarios obtengo?
  • ¿Qué hace que no me atreva a esto?
  • ¿Qué pienso yo acerca de (eso)…?
  • ¿Para qué quiero conseguir eso?
  • ¿Qué dice de mí como persona el que lo consiga?, ¿y el que no lo consiga?

 

Seguidamente, sigue con tu lista de «deberías» y las etiquetas (la lista, la torpe, la testaruda, la inteligente, la fría, la santa, la despistada…) con las que creciste.

  • ¿Realmente quiero esto?
  • ¿Para qué? (aceptación, evitar rechazo, reconocimiento, autoafirmación,…)
  • ¿Quién lo dice? (familia, sociedad,…)
  • ¿Cómo me hace sentir? (Obligación, culpa, vergüenza, conflicto)
  • ¿Por qué pienso que debería …?
  • ¿Por qué pienso que tengo que …?
  • ¿Qué gano con esto?
  • ¿Hay otras formas de lograrlo?
  • ¿Cómo me sentiría mejor?
  • ¿Qué tengo que hacer para conseguirlo?
  • ¿Quién me podría ayudar?

 

Continúa con tus pensamientos acerca de lo que mereces, de lo que eres capaz y de tus posibilidades. Para comenzar a trabajar con ellas te propongo hacerte una serie de preguntas con respecto a una meta u objetivo que se te resiste:

 

«NO PUEDO» = DESESPERANZA

¿Por qué creo que no es alcanzable?
¿Cómo sí lo sería?
¿Qué me impide realmente conseguirlo?
¿Quién sí ha podido?
¿Cómo me puede ayudar eso?

«NO SÉ»/»NO SOY CAPAZ» = IMPOTENCIA

¿En qué me baso?
¿Es cien por cien real?
¿Qué he hecho hasta ahora para conseguirlo?
¿Cómo sí sería capaz?
¿Qué tiene que pasar para que lo consiga?
¿En qué medida eso depende de mí?

«NO SOY SUFICIENTE»/»NO ME LO MEREZCO» = INDIGNIDAD

¿De qué me siento orgullosa en mi vida?
¿Qué he hecho bien en estos últimos meses?
¿Y en este último año?
¿Qué me dicen los demás que hago bien?
¿Qué me suele agradecer la gente que me quiere?

*Cuando cuestiones tus creencias acerca de aquello que mereces o no mereces, reflexiona acerca de cómo vives la emoción de culpa ¿te sientes culpable de algo?, ¿crees que mereces un castigo?, ¿te educaban inoculando culpa o vergüenza?…

2. TOMAR CONCIENCIA DEL PRECIO QUE PAGAMOS PENSANDO ASÍ.

¿Qué gano pensando así?
¿De qué me intento proteger?
¿Qué temo?
¿Qué evito?
¿Qué pierdo pensando así?

3. BUSCA LA INTENCIÓN POSITIVA.

La intención positiva la descubres haciéndote las preguntas anteriores, casi siempre descubrirás que intentan protegerte de algo (de exponerte, del fracaso, de la vergüenza, de la humillación, de sentirte inferior, de sentir inseguridad, de conectar con un dolor, del rechazo, de la incertidumbre…)

4. PENSAMIENTO ALTERNATIVO.

Una vez conoces la intención positiva, elige un pensamiento alternativo que sea funcional, que te ayude a avanzar y que mantenga la intención positiva de tu vieja creencia.

¿De qué otra forma podría pensar acerca de esto o aquello sin limitarme?
¿Cómo podría (la intención positiva) de una forma más funcional?

*(Hay ocasiones en las que descubres que intentas protegerte de algo que escapa a tu control, como por ejemplo, «que alguien te falle/engañe/traicione». Disfrutar, experimentar, crecer, evolucionar y en definitiva VIVIR, requiere de arriesgarnos y aprender a movernos en la incertidumbre)

5. PONERLA EN PRÁCTICA.

Practicar para sustituirla y al fin crear nuevas conexiones neuronales.

Cada vez que te pilles con tu antigua creencia, sustitúyela por la nueva. Al principio debes estar muy alerta, prueba con afirmaciones y decretos para tenerla presente e imprimirla en tu psique.

 

Algunos pasos más que te pueden ayudar:

1. Elabora una lista de evidencias contrarias a tu antigua creencia, esto es, argumentos que demuestren lo contrario.

2. Re-encuadra
¿Dónde sí se cumple o es funcional?
¿Dónde no?

3. Añade a tu vocabulario conexiones del tipo «aún no», «todavía», «por ahora»… esto te ayuda a dejar de sentenciar y abrir camino a otras posibilidades y alternativas.

4. Repetición y práctica. Sobre todo y fundamental, repetirla ante esas circunstancias en las que se detonaba la creencia anterior.

 

Sé paciente y constante. Mucha práctica, repetición e ir probando qué te sirve a ti.

**Estas preguntas son generales, modifícalas para que se adapten a ti y a tu situación.

IMPORTANTE:

Detrás de estas creencias suelen haber miedos, inseguridades, heridas emocionales, … Trabajar solo con la creencia puede ser un trabajo «a medias» que, en ocasiones, se traduce en un remedio a corto plazo.

 

Si quieres hacer un trabajo más profundo sobre todo esto, mi libro «Trabajar en mí» es para ti:

TRABAJAR EN MÍ

«Trabajar en mí» te adentra en los inicios del crecimiento y el desarrollo personal de forma práctica y amena. Te invita a dedicarte un espacio cada día para la autoindagación y para reflexionar acerca de cómo todo lo que vienes haciendo y creyendo hasta ahora, ha creado, de alguna manera, la realidad que vives hoy.

¡Una invitación al movimiento y a la acción!

OBSERVAMOS – IDENTIFICAMOS – CUESTIONAMOS – ACEPTAMOS – TRANSFORMAMOS

 

De corazón espero, que todo lo que comparto, te ayude a iluminar allí donde más oscuro se ve.

Un abrazo.

 

Ya está a la venta «HERIDA. Comprender y sanar a mi niña interior» Un viaje a tu interior que se compone de 30 capítulos y 13 anexos. 594 páginas que te ayudarán a identificar tus propias capas de dolor, de qué se compone cada una de ellas, que entiendas la función que cumplieron y de qué te intentaron e intentan proteger, qué las detona y cuál es su secuencia.

¡Únete al canal de TELEGRAM! Un espacio en el que te compartiré herramientas y recursos para reflexionar, crecer y evolucionar juntas. Espero que se convierta en esa ventana donde poder encontrar un poquito de luz que ilumine allá donde más oscuro se ve.

Te acompaño en tu proceso: TÚ eres única y tu proceso es tratado de manera individualizada a través de las sesiones personales nos ocuparemos de resolver tu problema y llegaremos a la raíz que lo causa. Tú pones el objetivo. Yo pongo la estrategia y el método. Te acompaño en tu proceso de transformación e iremos definiendo juntas cada paso, no estás sola. Pregúntame sin compromiso o agenda tu sesión de valoración gratuita.

Conoce todas las herramientas y recursos que he creado para ti. Comienza el camino del autoconocimiento, aprende a indagar en ti, a observarte, escucharte, atenderte… Comprende porqué ves el mundo como lo ves y todo lo que puedes hacer al respecto. Tienes todo en la pestaña «recursos».

Suscríbete a la newsletter y descárgate el método«El camino de regreso a mí. un viaje de vuelta». Con este método, te invito a no quedarte en lo obvio, a leer entre líneas, a rascar en la superficie y mirar qué hay detrás de todo lo que te rodea, de tus reacciones, de las experiencias y situaciones que repites y se repiten en tu vida.

Recuerda que en Instagram y Facebook te comparto herramientas a diario.

Puedes escucharme en «SOY HUMANA», el podcast de @tucambiocomienzaaqui en el que cada semana hablamos de todo aquello que nos preocupa a diario y que de alguna manera nos impide ver todo aquello que sí funciona, que sí va y que sí tenemos. En cada episodio hablamos de cómo lidiar con todo eso que, de alguna manera nos bloquea, nos limita y nos hace olvidar que somos human@s.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Leer Más