Es importante que aprendamos a ser los directores de nuestra propia vida y a no vivir condicionados por cierta información adquirida a lo largo de nuestra historia vital, problemas, experiencias pasadas, creencias limitantes, convicciones, el automatismo del día a día… 

Voy a compartirte los tres pilares básicos para el crecimiento personal, para ese desarrollo interno que te va a ayudar a expandir tu conciencia y comenzar a ser creador consciente de tu vida. 

 

1. HACERME CONSCIENTE DE MI PROGRAMACIÓN INCONSCIENTE.

En primer lugar vamos a tener que ser conscientes de que poseemos muchísima información inconsciente que simplemente viene con nosotros. Esta información nos puede estar limitando y condicionando en la vida: en nuestras decisiones, conductas, preferencias, elecciones, percepciones, relaciones… uno de los casos más específicos que se me ocurre compartirte (y muy recurrente en sesiones) es cuando queremos conseguir una pareja y mantener una relación que funcione, y no sabes por qué pero todas fracasan. 

Buscando el denominador común, tus parejas se comportan de forma parecida, incluso se parecen a ciertas personas (papá, mamá…), no sabes porque te encuentras una y otra vez con el mismo tipo de personas X, a las que le cambia el nombre pero siempre suceden las mismas situaciones, mismas emociones, mismo ciclo incluso lo vienes repitiendo desde hace algunos o muchos años.

La causa principal es porque estamos programados. De echo, nuestro cerebro funciona mediante esquemas y programas mentales. Tenemos programas de supervivencia, programas que hemos aprendido en nuestra infancia y programas que hemos aprendido ya de adultos y que hemos ido automatizando. 

Un ejemplo trivial, cuando aprendimos a caminar o a montar en bici automatizamos ciertos programas que a la hora de ejecutar esa acción nos permite realizarla de forma automática. 

 

Esto es lo que nos ocurre en nuestra vida, esa información que nosotros adquirimos de nuestros ancestros y que adquirimos cuando estuvimos en el útero materno se convirtieron en programas mentales que hoy pueden estar haciendo que actuemos y vivamos casi sin pensar, de forma inconsciente y automática.

 

No te puedes llegar a imaginar la cantidad de programas inconscientes y estados emocionales que nosotros tenemos engranados, por decirlo de alguna manera, en nuestro cerebro que condiciona nuestra vida, nuestras relaciones y condicionan toda nuestra percepción. 

Para comenzar a ser libres de esta información automatizada tenemos que aprender a reconocerla y una de las claves es aprender cómo funciona esa mente inconsciente lo que se conoce como el 99% y viene suponiendo nuestro día a día, nuestras decisiones, comportamientos, elecciones… vamos a tener que indagar y explorar en esos programas automáticos y en esa información que guardamos en nuestro inconsciente para ver de qué forma nos está condicionando.

 

2. GESTIÓN EMOCIONAL.

Aprender a gestionar nuestras emociones es otro pilar súper importante. Aprender a reconocerlas, observarlas, sentirlas y expresarlas de la forma más adecuada y funcional. 

Existen técnicas y disponemos de herramientas internas que nos van a ayudar a responder en lugar de reaccionar y de esta manera elegir y decidir de forma consciente qué es eso que queremos y que no queremos en nuestra vida. Las personas que no saben reconocer sus emociones y carecen del desarrollo de sus propias herramientas internas de gestión, reaccionan a sus emociones de forma desadaptativa y complicándose aún más la vida, esto los puede mantener en un profundo sentimiento de infelicidad.

Las emociones son simplemente un vehículo conductor, un panel de luces informativas, nos van a ayudar a hacer de esa información inconsciente, algo consciente y es desde el consciente desde donde se puede comenzar a trabajar. 

 

“Si aprendemos a identificar los mensajes y señales que nos traen cada una de nuestras emociones, seremos capaces de reconocer los patrones y programas mentales bajo los que nos hemos venido condicionando”. 

 

Comenzar a identificar y reconocer nuestros programas inconscientes no es algo tan simple, como tampoco lo es aprender a gestionar nuestras emociones de la forma adecuada, debemos entrenarnos en nuestra capacidad de autoobservación y hacer un trabajo de autoconocimiento a fondo para comenzar a desarrollarnos en esta habilidad de gestión emocional y comenzar a ser los directores de nuestra propia vida.

No solo debemos entrenarnos en la observación interna, sino comenzar a observar nuestro exterior, que a fin de cuentas, es un fiel reflejo de aquello que se nos “cuece dentro”. Es el juego de la CAUSA – EFECTO, donde el efecto es el exterior y la causa es el interior. Trabajar en las CAUSAS, es la clave.

 

3. MIS PROYECCIONES. AUTOOBSERVACIÓN INTERNA Y EXTERNA.

Y es aquí donde te comparto el tercer pilar que sería la proyección, y me explico, si nuestros programas inconscientes y nuestras emociones nos vienen condicionando, podríamos decir que crean nuestra realidad, es decir que nuestro interior se proyecta en nuestro exterior, esto es así. Aquí hablaríamos, sobre todo, de nuestras relaciones interpersonales que son el mejor espejo en el que mirarnos. Nos reflejan, sin duda, nuestros reclamos (carencias emocionales), nuestro código ético y moral, nuestras creencias limitantes, nos proporcionan información acerca de con qué me identifico, nuestros valores… 

Robin Sharma fue uno de los que aseguraba que “nos convertimos en la media de las personas que frecuentamos”, y estoy de acuerdo. En psicología se conoce como la influencia del “grupo de referencia”

Nuestras relaciones interpersonales van a ser la llave que nos abrirá la puerta del autoconocimiento. Desde nuestros padres/cuidadores, que fueron nuestros primeros maestros, hasta nuestros hijos y parejas.

 

Es relacionándonos con los demás cuando tendremos que enfrentarnos a nuestras partes más oscuras y difíciles. Lidiar con la aceptación, el perdón, la empatía, la gratitud, el amor, la decepción … 

 

Aquí entra en juego la LEY DEL ESPEJO de Yoshinori Noguchi, y aprovecho para recomendarte su libro :).

 

La ley del espejo básicamente afirma:
  • Que el mundo exterior actúa como un espejo para nosotros y que lo que ese espejo refleja no es más que nuestra propia luz y nuestra propia sombra… es decir a nuestro mundo interior.
  • Cuando llegas a entender e interiorizar esta ley automáticamente se transforma tu forma de ver la vida. Te das cuenta de que no eres víctima de nada ni de nadie, solo de ti mismo y que la causa de todo aquello que experimentas y de aquello que los demás te muestran, está en ti. 

 

¡OJO! Esto no significa que tú eres responsable o culpable de lo que los demás hagan sino que eres responsable de cómo te hacen sentir, reaccionar o condicionar. Tenemos que ser capaces de leer entre líneas. Entender y aplicar esta ley te devuelve el mando de tu vida. De repente, tus problemas se convierten en fuentes de aprendizaje. 

Esas emociones negativas que alguien te despierta, se convierten en el hilo del que tirar para sanar algo que necesitas sanar, o para empezar a permitirte algo que tú no te estás permitiendo. Cuando logras comprender el fondo de esta “ley” y empiezas a aplicarla en tu vida, abres las puertas de tu autoconocimiento personal de par en par.

 

Entiendes que lo que nos molesta de los demás es algo nuestro que no estamos viendo o no queremos ver, que los demás solo te reflejan aquello que tú has de sanar, permitir o liberar en ti. Y cuando lo haces, cuando sanas tu interior, como por arte de magia, tu espejo empieza a reflejarte otra realidad distinta.

 

No solo tú te has transformado, el reflejo del espejo (tu mundo exterior), también se transforma.

 

En conclusión, conoce tus programas inconscientes, aprende a gestionar tus emociones, desarrolla tu inteligencia emocional, trabaja en la autoobservación, en la autoindagación y práctica con la ley del espejo. Todo esto forma parte de un conjunto de herramientas que te ayudarán en tu autoconocimiento, en la reprogramación de tu mente y te ayudarán a expandir tu nivel de conciencia, hacerte responsable de tu vida, salir del victimismo y comenzar a crear de forma consciente la vida que deseas. En definitiva, a ser más feliz.

 

Ya está a la venta «TRABAJAR EN MÍ». Una guía que te ayuda a identificar y transformar cada uno de los comportamientos y conductas que te vienen saboteando, en recursos que te impulsen y te ayuden a ver tu realidad desde otro lugar.

¡Únete al canal de TELEGRAM! Un espacio en el que te compartiré herramientas y recursos para reflexionar, crecer y evolucionar juntas. Espero que se convierta en esa ventana dónde poder encontrar un poquito de luz que ilumine allá donde más oscuro se ve.

Te acompaño en tu proceso: TÚ eres única y tu proceso es tratado de manera individualizada a través de las sesiones personales nos ocuparemos de resolver tu problema y llegaremos a la raíz que lo causa. Tú pones el objetivo. Yo pongo la estrategia y el método. Te acompaño en tu proceso de transformación e iremos definiendo juntas cada paso, no estás sola. Pregúntame sin compromiso o agenda tu sesión de valoración gratuita.

Conoce todas las herramientas y recursos que he creado para ti. Comienza el camino del autoconocimiento, aprende a indagar en ti, a observarte, escucharte, atenderte… Comprende porqué ves el mundo como lo ves y todo lo que puedes hacer al respecto. Tienes todo en la pestaña «recursos».

Suscríbete a la newsletter y descárgate el método«El camino de regreso a mí. un viaje de vuelta». Con este método, te invito a no quedarte en lo obvio, a leer entre líneas, a rascar en la superficie y mirar qué hay detrás de todo lo que te rodea, de tus reacciones, de las experiencias y situaciones que repites y se repiten en tu vida.

Recuerda que en Instagram y Facebook te comparto herramientas a diario.

Puedes escucharme en «SOY HUMANA», el podcast de @tucambiocomienzaaqui en el que cada semana hablamos de todo aquello que nos preocupa a diario y que de alguna manera nos impide ver todo aquello que sí funciona, que sí va y que sí tenemos. En cada episodio hablamos de cómo lidiar con todo eso que, de alguna manera nos bloquea, nos limita y nos hace olvidar que somos human@s.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Leer Más