“AFILAR EL HACHA”

 

Nada mejor que inaugurar este blog con una herramienta muy utilizada en coaching que me parece importante utilizar cada cierto tiempo. Nos permite coger perspectiva y hacernos conscientes de en qué punto estamos respecto a aquello que queremos ser o alcanzar. Esto nos hará obtener un mayor control e identificar, probablemente, aquello que nos bloquea y nos está impidiendo alcanzar nuestros objetivos o tener la vida que deseamos.

A veces estamos tan ocupados haciendo cosas, que no nos dedicamos tiempo a nosotros mismos. Por eso te invito a que cojas lápiz, papel y comiences a trabajar en ti. Ponte cómodo/a.

Con el papel en horizontal, divídelo en 4 bloques, en éstos tendremos la dimensión física, la dimensión espiritual, la dimensión mental, la dimensión social/emocional. Cada una de estas dimensiones ha de encontrarse en un cuadrante.

El siguiente paso será anotar todo aquello que tendrás que mejorar, incorporar, mantener u omitir en cada una de las dimensiones para alcanzar la vida que deseas.

Ahora veamos cómo nos podemos guiar para completar cada una de las dimensiones.



1 – Dimensión física: 

Aquí daremos importancia al trato que tenemos con nuestro cuerpo.

¿Estás durmiendo lo suficiente?
¿Haces ejercicio para encontrarte más vital?
¿Cuidas los alimentos que comes para sentirte más saludable?
¿Qué podría hacer dentro de ésta área que fuese coherente conmigo mismo/a?
¿Hasta qué punto quiero llegar a nivel físico?
¿Qué quiero conseguir exactamente en esta dimensión?

Sé honesto contigo, recuerda que el objetivo es identificar todo aquello que te limita y no deja liberar todo tu potencial. Apunta detalles concretos que podrías implementar, eliminar y mejorar en tu día a día.



2 – Dimensión espiritual: 

En esta área nos conectamos íntimamente con nosotrosNuestros valores, aquello que nos mueve, nuestras creencias, la percepción que tenemos de la realidad, aquellas cosas que nos conectan con la vida y le da sentido.

¿Estás dejando de lado aspectos tan trascendentes como este?

Es importantísimo que conectemos y hagamos aquello que nos hace sentir en coherencia, en paz con nosotros mismos y nuestro entorno.

¿Has dejado al margen esos paseos en la playa que tanto te gustaban?

¿Desconectar el fin de semana en la naturaleza?
¿Poder disfrutar de una tarde con tu familia?
¿Hacer esa actividad que únicamente a ti te llenaba?
¿Ese proyecto que hacía que brillasen tus ojos?

Seguro que se te ocurren muchas cosas más, a veces, ser un poco egoístas es necesario para nuestra salud espiritual y emocional. Pequeños momentos para ti o para hacer lo que te gusta, algo que va mucho más allá y que tendemos a no darle importancia.

Detente unos minutos y haz una lista detallada de elementos que marcarían la diferencia.


 
3 – Dimensión Mental:

Aquí englobamos todos los conocimientos y estímulos para nuestra mente.

Actualmente, más que nunca, vivimos en un mundo en el que la información corre a la velocidad de la luz, donde actualizarse y renovarse es imprescindible. Lo que nos enseñaron en la escuela no basta, de modo que has de introducir en tu cerebro conocimientos que te propulsen, que te hagan crecer profesional y personalmente.

Dicho esto, ponte a pensar de qué manera vas a nutrir tu mente para no quedarte atrás. Vivimos en la era de la información y la tecnología, aprovéchalo!

¿Estás leyendo libros de las mentes más vanguardistas de tu sector?
¿Acudes a talleres o seminarios que te darían una perspectiva reveladora?
¿Ves programación que te desarrolla como persona?
¿Qué estás haciendo para cultivar tu mente?

Debes permitirte unos minutos al día para crecer en este aspecto, de modo que anota todo aquello que podría sumar en tu desarrollo como persona.

Si tu excusa es falta de tiempo, entonces escucha podcast, conferencias o audio-libros mientras cocinas, limpias, conduces, vas y vuelves del trabajo …

 
4 – Dimensión Social/Emocional: 

Nuestra relación con las personas y nuestras propias emociones están muy ligadas.

¿Estás teniendo las amistades que querrías tener?
¿Tus personas más cercanas te aportan y suman a tu crecimiento?
¿Estás soportando relaciones y emociones tóxicas?
¿Te machacas castigándote con tu dialogo interno?
¿Aprendes a gestionar tus emociones?
¿Haces lo necesario para mantener una actitud positiva cada día?
¿Necesitarías ampliar tu círculo social para conocer gente interesante?
¿Tendrías que controlar cierta actitud que te aleja de la gente que quieres?
¿Qué podrías hacer para mejorar la calidad de tus relaciones?


Anota todo lo que deberías eliminar, mejorar e incorporar para elevar la satisfacción que tienes respecto a esta dimensión

 

¡Enhorabuena!


Ahora ya eres consciente de aquellas cosas que te merman y te impiden avanzar, y como dicen, “una vez consciente, no puedes ser indiferente”. Así que, ponte en acción y comienza con pequeños cambios, sé constante, piensa en los resultados y la vida que deseas. Es hora de trabajar en ti.


¿Cuándo vas a empezar?
¿Cómo lo vas a hacer?
¿A qué tendrás que renunciar?
¿Qué tendrás que incorporar?
¿Con qué o en quién te vas a apoyar?


Plantéate cada día iniciar alguno de los elementos que has añadido en cada dimensión y te aseguro que te va a proporcionar grandes beneficios tanto a nivel personal como profesional. 


En conclusión, ¡Habrás afilado el hacha!

 

¡Únete al canal de TELEGRAM! Un espacio en el que te compartiré herramientas y recursos para reflexionar, crecer y evolucionar juntas. Espero que se convierta en esa ventana dónde poder encontrar un poquito de luz que ilumine allá donde más oscuro se ve.

Te acompaño en tu proceso: TÚ eres única y tu proceso es tratado de manera individualizada a través de las sesiones personales nos ocuparemos de resolver tu problema y llegaremos a la raíz que lo causa. Tú pones el objetivo. Yo pongo la estrategia y el método. Te acompaño en tu proceso de transformación e iremos definiendo juntas cada paso, no estás sola. Pregúntame sin compromiso o agenda tu sesión de valoración gratuita.

Conoce todas las herramientas y recursos que he creado para ti. Comienza el camino del autoconocimiento, aprende a indagar en ti, a observarte, escucharte, atenderte… Comprende porqué ves el mundo como lo ves y todo lo que puedes hacer al respecto. Tienes todo en la pestaña «recursos».

Suscríbete a la newsletter y descárgate el método: «El camino de regreso a mí. un viaje de vuelta». Con este método, te invito a no quedarte en lo obvio, a leer entre líneas, a rascar en la superficie y mirar qué hay detrás de todo lo que te rodea, de tus reacciones, de las experiencias y situaciones que repites y se repiten en tu vida.

Recuerda que en Instagram y Facebook te comparto herramientas a diario.

Puedes escucharme en «SOY HUMANA», el podcast de @tucambiocomienzaaqui en el que cada semana hablamos de todo aquello que nos preocupa a diario y que de alguna manera nos impide ver todo aquello que sí funciona, que sí va y que sí tenemos. En cada episodio hablamos de cómo lidiar con todo eso que, de alguna manera nos bloquea, nos limita y nos hace olvidar que somos human@s.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Leer Más