“MÉTODO KAIZEN”


Ya sabes que la vida está en constante movimiento, lo que nos sirvió un día para avanzar, hoy nos limita y lo que me sirve hoy, probablemente no lo haga mañana. De modo que teniendo en cuenta esto, debemos aprender a desarrollarnos y crecer de forma continua para no caer en la inactividad, la frustración y no abandonar nuestros objetivos.

A todo esto, se le suma el hecho de que vivimos en la era de la información y la tecnología, lo que acelera todo el proceso de cambio constante y que el nivel de exigencia cada vez es más elevado. Es por este motivo por lo que debes conocer el “Método Kaizen”.

Esta palabra se compone de dos Kanji japoneses: 

改 (Kai) que significa “cambio”  
善 (Zen) que significa “bueno”

Kaizen es un proceso interno que ocurre dentro de tus patrones mentales, el objetivo es que puedas reconocer tu potencial al observar el futuro e identificar aquello que te mantiene atascado en el presente y puedas lograr un desarrollo continuo en la dirección que tú elijas.

Más allá de un simple método, Kaizen es una forma de vida en donde buscar y encontrar de manera integral la forma de entrar en un modo de continuo desarrollo, siempre avanzando hacia un lugar mejor.

Antes de continuar, es interesante que conozcas el origen de este método. 

En Japón, al finalizar la II Guerra Mundial, la ocupación de las fuerzas militares estadounidenses trajeron consigo expertos en métodos estadísticos de control de calidad de procesos, familiarizados con los programas de entrenamiento denominados TWI (Training Within Industry), cuyo propósito era proveer servicios de consultoría a las industrias relacionadas con la Guerra.

Los programas TWI durante la posguerra se convirtieron en instrucción a la industria civil japonesa, en lo referente a métodos de trabajo (control estadístico de procesos). 

Estos conocimientos metodológicos los impartieron William Edwards Deming y Joseph Juran; y fueron muy fácilmente asimilados por los japoneses. 
Es así como se encontraron la “inteligencia emocional” de los orientales (la milenaria filosofía de superación), y la “inteligencia racional” de los occidentales dando lugar a lo que ahora se conoce como estrategia de mejora de la calidad kaizen

La aplicación de esta estrategia a su industria llevó al país a estar entre las principales economías del mundo.

Kaoru Ishikawa retomó este concepto para definir cómo la mejora continua o kaizen, se puede aplicar a los procesos, siempre y cuando se conozcan todas las variables del proceso.


El “Círculo de Calidad” desarrollado por Kaoru Ishikawa es el siguiente:

1. Definición del problema
2. Reconocimiento de las Características del Problema (Observación).
3. Búsqueda de las principales causas (Análisis).
4. Acciones para eliminar las causas (Acción).
5. Confirmación de la eficacia de la acción (Verificación).
6. Eliminación permanente de las causas (Estandarización).
7. Revisión de las actividades y planificación del trabajo futuro.

 

A modo de curiosidad te contaré que la empresa automotriz Toyota, inspirándose en el original método Kaizen, desarrolló su propio sistema de producción, lo que se convirtió en su filosofía de “siempre mejor” y que hoy se conoce como “Toyotismo”.

Ahora que ya conoces el origen y la estructura del método Kaizen, veamos de qué manera lo podemos aplicar en nuestra vida.

Lo primero que tendrás que tener claro es cuáles son tus principales objetivos y crear un sistema que te impulse a lograrlos.

 

El método Kaizen propone un sistema para eliminar lo que no funciona, incrementar lo que sí funciona y volver más eficientes todos los procesos.

 

Para entender el camino al éxito en cualquier objetivo que tengas en mente tienes que comenzar a revisar tus procesos de modo que piensa que tu objetivo es el siguiente nivel al cual quieres llegar y el proceso será la escalera que te permita subir hacia ese nivel, una escalera rota puede ser muy peligrosa así que debes revisar los pasos que conforman tu proceso y ajustarlos correctamente.


Para entender el método piensa en lo siguiente:

– Tu objetivo es el siguiente nivel al que quieres llegar .
– El proceso será la escalera que te permita subir hacia ese nivel.
– Tu mapa de proceso, se compone de cada uno de los peldaños (pasos) que conforman esa escalera.

 

Para crear tu “Mapa de Proceso” de calidad, hay 7 preguntas que tienes que responder, este modelo te ayudará a evaluar cada paso dentro de tu proceso actual. 

Con cada uno de los pasos que te dirigen a lograr tu objetivo hazte estas preguntas:

  • ¿Para qué es importante este paso?
  • ¿Qué valor positivo estoy agregando al cumplirlo?
  • ¿Dónde lo debería de hacer?
  • ¿Cuándo debería hacerlo?
  • ¿Quiénes son las personas que están involucradas?
  • ¿Cómo lo estoy realizando?
  • ¿Con qué frecuencia lo hago?

La idea es que tengas una visión general de todas las actividades que realizas en tu vida y puedas evaluar en que medida te están acercando a la consecución de tus objetivos y la vida que deseas. 

Al revisar todos tus procesos podrás hacer 4 cosas importantes:

1. Podrás eliminar aquellas cosas que son un desperdicio de tiempo y energía.
2. Podrás organizar y priorizar las actividades para ser más eficiente.
3. Podrás simplificar los procesos y quedarte con las actividades que son fundamentales para lograr tus objetivos.
4. Podrás comprobar los cambios positivos que están validando tu proceso.

No tengas miedo de modificar, eliminar o volver a empezar tu proceso; el objetivo es encontrar un desarrollo y mejora continua, esto se consigue siendo capaz de identificar y tomar acción con aquello que ya no te sirve.

 

“No existe el fracaso, existe el aprendizaje”


Muchas personas quieren conseguir un gran cambio en un corto periodo de tiempo, sin embargo, aunque la idea de conseguir un gran cambio rápidamente te haga sentir muy emocionado, al comenzar tu proceso, te das cuenta que no es tan sencillo; la emoción positiva desaparece y te quedas con miedo, ansiedad y desilusión.

Esto hace que nuestro cerebro se cierre, olvidemos los grandes objetivos del futuro y nos concentremos en actividades que nos den un placer instantáneo. Acabarás procrastinando todos tus objetivos y dejarás de ejecutar los hábitos positivos que te propusiste.

El método Kaizen te ayuda a crear una estructura mental basada en “mini hábitos”. La idea es que hagas estos pequeños cambios de manera progresiva para mejorar todo tu sistema y al incorporar estos pequeños cambios positivos en tu vida te darás cuenta de que tu resistencia al cambio comienza a disminuir.


Este método tiene la intención de configurar todo tu paradigma y en lugar de tener grandes deseos que nunca se materializan, crearás un sistema que te permita un continuo desarrollo. Para que puedas entender mejor este sistema piensa en el siguiente ciclo continuo:

 

PLANEAR —> HACER —> VERIFICAR —> ACTUAR

 

1. PLANEAR. Definir un plan para lograr tus objetivos.
2. HACER. Una vez que sepas que acciones hacer, tienes que poner en práctica el proceso que te llevará hacia los objetivos, aquí será necesario que cultives tu disciplina personal y te comprometas con los mini hábitos que te has propuesto.
3. VERIFICAR. Es importante que de manera diaria o semanal, hagas un análisis de resultados y midas qué fue lo que funcionó y qué es lo que no está funcionando, esto te dará mayor claridad.
4. ACTUAR. En relación a los resultados que obtuviste, haz las modificaciones necesarias para mejorar el sistema y hacer las correcciones que te permitan actuar de manera más eficiente.

A medida que avances mantendrás esta rueda en movimiento y crearás un sistema que continuamente esté en desarrollo.

 

“Enfócate en pequeños objetivos que le den una base sólida a tu sistema de vida”

 

Cuando logres incorporar un mini hábito a tu proceso, date una pequeña recompensa que solidifique el sistema e integre el hábito positivo en tu estilo de vida.

En conclusión, Kaizen más que un modelo, es toda una mentalidad en la que de manera continua hay un crecimiento gradual e interconectado. 

Tu eres el único responsable de:

– Identificar los procesos actuales que tienes.
– Medir el desempeño de tus acciones y observar tus resultados.
– Comparar diferentes opciones y observar las áreas de mejora.
– Innovar con mejores soluciones u opciones que previamente no habías considerado.
– Integrar nuevos hábitos y hacerlos parte de tu vida.
– Repetir este ciclo para avanzar constantemente y seguir mejorando.

Así que, ya es hora de hacer los cambios necesarios y comprometerse con una vida de continuo crecimiento y desarrollo.

 

Los grandes cambios se consiguen de forma progresiva.

 

De corazón espero, que todo lo que comparto, te ayude a iluminar allí donde más oscuro se ve.

Un abrazo.

 

¡Únete al canal de TELEGRAM! Un espacio en el que te compartiré herramientas y recursos para reflexionar, crecer y evolucionar juntas. Espero que se convierta en esa ventana dónde poder encontrar un poquito de luz que ilumine allá donde más oscuro se ve.

Te acompaño en tu proceso: TÚ eres única y tu proceso es tratado de manera individualizada a través de las sesiones personales nos ocuparemos de resolver tu problema y llegaremos a la raíz que lo causa. Tú pones el objetivo. Yo pongo la estrategia y el método. Te acompaño en tu proceso de transformación e iremos definiendo juntas cada paso, no estás sola. Pregúntame sin compromiso o agenda tu sesión de valoración gratuita.

Conoce todas las herramientas y recursos que he creado para ti. Comienza el camino del autoconocimiento, aprende a indagar en ti, a observarte, escucharte, atenderte… Comprende porqué ves el mundo como lo ves y todo lo que puedes hacer al respecto. Tienes todo en la pestaña «recursos».

Suscríbete a la newsletter y descárgate el método«El camino de regreso a mí. un viaje de vuelta». Con este método, te invito a no quedarte en lo obvio, a leer entre líneas, a rascar en la superficie y mirar qué hay detrás de todo lo que te rodea, de tus reacciones, de las experiencias y situaciones que repites y se repiten en tu vida.

Recuerda que en Instagram y Facebook te comparto herramientas a diario.

Puedes escucharme en «SOY HUMANA», el podcast de @tucambiocomienzaaqui en el que cada semana hablamos de todo aquello que nos preocupa a diario y que de alguna manera nos impide ver todo aquello que sí funciona, que sí va y que sí tenemos. En cada episodio hablamos de cómo lidiar con todo eso que, de alguna manera nos bloquea, nos limita y nos hace olvidar que somos human@s.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Leer Más